Header Ads


Publicidad.


GIRALDO, DEL ABANDONO A LA CLASIFICACIÓN


El 2016 fue un año para el olvido en el tenis colombiano, sin lugar a duda el acto más llamativo fue el retiro de Santiago Giraldo de la Copa Davis ante Chile, aquel 18 de julio muchos lo tildaron de “traicionero”, “pecho frío” y hasta lo insultaron por redes sociales; lo que muchos no saben y no entienden, es que se retiró por razones justificables, ellos como nosotros son personas que sufren y se lesionan como cualquier otro deportista, aquella confrontación fue un insulto no sólo para Colombia sino para los organizadores de la Copa Davis, jugaron en una cancha de barrio, sin mantenimiento y llena de huecos, una cancha donde una gota de sudor hacía un charco; ahí cualquier persona se puede lesionar gravemente.

No estoy justificando el retiro, soy consciente que se le debió manejar de una forma diferente, y sí, quizá el marcador no le favorecía en ese momento y eso impulso al retiro, quizá por eso empezaron a atacar a diestra y siniestra (y los colombianos sí que somos buenos para eso).
Alguna vez tuve la oportunidad de hablar con él sobre el retiro en Chile, lo único que respondió es “ustedes saben cómo soy yo, yo peleo por mi país a muerte”. Y es cierto, ante las críticas siempre ha vestido la camisa del país y hasta la tarde del 9 de abril del 2017, la lució con orgullo, la sudó y nos clasificó al repechaje del Grupo Mundial de la Copa Davis por quinta ocasión en su historia.
Todos somos expertos en atacar por redes sociales, quizá nos sentimos fuertes detrás de un teclado atacando a alguien, lo que no podemos hacer es ofender, destruir y amenazar por amenazar. Giraldo cometió un error y ante Chile nuevamente se reivindicó. Las palabras que le dio a WinSports son claras “Un saludo a la gente que dudó de mí, yo soy está persona, la que deja todo por su país”.
Muy bien por Santiago Giraldo, por Eduardo Struvay, Juan Sebastián Cabal y Robert Farah; muchachos, la sacaron del estadio, así sí. Es cierto que el tenis colombiano viene en picada, ya no tenemos un jugador dentro del Top 100 en individuales; pero la Copa Davis es diferente, aquí hasta el público es importante, los tambores, silbidos e incluso las barras son válidos para defender los colores de tu país. 
Se nos viene la quinta oportunidad para entrar al Grupo Mundial, ya lo habíamos intentado frente a Estados Unidos, Canadá y Japón en dos oportunidades; esta vez esperemos que Giraldo, raqueta número 1 del país se levante con el pie derecho y sepa leer bien los partidos para soñar con la clasificación. Con Cabal y Farah prácticamente es tener un punto en el bolsillo; la confianza que ellos generan al país es notoria y afortunadamente siguen siendo potencia en su especialidad. Me preocupa muchísimo el otro ‘singlista’, Struvay no es jugador de élite, podríamos volver a probar con Falla o Alejandro González, ellos ya han tenido la experiencia de enfrentar a los mejores del mundo.
Así que muy bien por los muchachos, notable el enfrentamiento frente a Chile. Giraldo sacó la casta y se reivindicó con el público colombiano; esperemos que en vez de llover críticas, lluevan apoyos y energía positiva, les recuerdo que el público es el 50% de cada punto jugado. 
Ah, se me olvidaba una cosa muy importante, Pablo González no es el capitán ideal para la Selección Colombia de tenis, no tiene el potencial ni la capacidad de liderato, él solo los conoce y los aconseja, nada más. Fue muchísimo más capitán Juan Sebastián Cabal, apoyó, animó, gritó y brincó con el público para apoyar cada punto de sus compañeros. Y si vamos más allá, yo le dejaría ese liderato a Catalina Castaño, ella sabe todo lo que los nuestros deberían aprender; lo tiene TODO para llevarnos más allá del repechaje.
Redacción: Mauricio Vidal. (

No comments